Vivir ajena

Hoy las elecciones son noticia. Y mañana, y pasado. Las hojas (virtuales o no) de los periódicos se llenan de medias verdades acerca de lo que unos hacen y los otros dejan de hacer. Anuncios, promesas, mentiras, adivinanzas, hipérboles, metáforas….la retórica lingüística recupera en época de elecciones su apogeo literario. Las palabras se convierten en dueñas del aire. Se filtran a través de megáfonos de furgonetas que pasean por las calles molestando a todo transeúnte y a aquellos que desde sus casas, lo escuchan con las ventanas abiertas. Para ventilar. Cállense ya! A nadie le importa. ¿A cuántos les importa? ¿un jardín más? ¿una red de saneamiento? ¿una escuela infantil?…SEÑORES! ¿CUÁL ES EL PRECIO DE SU VOTO?…Discusiones, insultos, miradas hipócritas, falsedades y mezquindades…todo tipo de adjetivos llenos de colores negros…llenos de mierda. Una cantidad de mierda descomunal que luego quieren trasladar a nuestros oídos, ojos y cerebros…

Gracias pero no. Prefiero vivir ajena. Prefiero encerrarme en esta burbuja de aire. Prefiero que me llamen loca, insensata, pasota, irresponsable. Prefiero estar fuera que estar dentro. Prefiero cerrar los ojos y tapar mis oídos. Cerrar la ventana porque la habitación ya esta llena de aire limpio y volver a encerrarme en un mundo ajeno a esa realidad que hemos prostituído.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s