Sound is life

Recupero aquí uno de los textos primeros que lograron sacar de mi mente un montón de pensamientos que llevaba en la cabeza desde pequeña. Un texto que escribí hace años pero que no ha cambiado ni un ápice…

Sin sonido no hay vida. Hasta los sordos oyen. El sonido al igual que la vida da sentido a los sentidos. Son sensaciones. Son percepciones. Los sordos sienten y oyen, pero de una manera diferente al resto de los mortales que disfrutamos del privilegio del oído. Ellos oyen por dentro. Nosotros oímos un pequeño porcentaje de nuestro interior, pero el sonido ambiental producido por las vibraciones del aire es el que ocupa mayoritariamente nuestro sentido.

El ser humano se alimenta de sensaciones que lo atraviesan por los diferentes conductos del cuerpo. Una puesta de sol bonita puede hacernos recapacitar o ponernos los nervios a flor de piel o hacer nuestro cuerpo estremecer. Un chocolate caliente hace a nuestro paladar disfrutar, crea sensación de bienestar o incluso ganas de otra boca endulzar. El salitre del mar, huele a fresco y a libertad. Huele a amplio y serenidad. Huele a limpio y a frescor vital. El tacto de los labios de la persona que queremos también nos hace tiritar, los pelos se ponen de punta y un escalofrío nos hace estremecer cuando se nota, suavemente, el roce piel a piel.

El sonido es vida. Así trataba de comenzar mi exposición con un silogismo que espero que todos lleguéis a comprender. La vida se produce gracias al movimiento. Sin el movimiento de nuestro corazón no existiríamos, no habría vida. Por eso aunque creamos estar en el más absoluto de los silencios, debemos de comprender que el silencio no existe puesto que aunque nada se mueva ni produzca ruído, nuestro corazón(si nada falla)seguirá latiendo y nuestras moléculas, vibrando en sintonía con el cosmos; y ese sonido cuasi imperceptible que sentimos cuando nos tapamos los oídos es el sonido de nuestro corazón al latir, al vivir. Pues bien, si el movimiento produce sonido, y el movimiento es vida, luego el sonido es vida.

Cualquier movimiento o roces de moléculas produce un sonido, porque el movimiento produce el enrarecimiento, compresión o descompresión del aire que fluctúa por el espacio a la espera de ser recogido. Y cuando se recibe, tiene un significado, un ritmo y lo más importante, produce una sensación, actúa como estímulo.

Los sonidos son estímulos. Y las sensaciones, resultados.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s