No hay tiempo para los malvados

Me ha parecido un buen comienzo ese título para mi nuevo post. Pero ahora mismo creía que podría escribir y lamentablemente no es así. No tengo tiempo. El tiempo. Tic, tac…tic tic tac. Ese ente invisible que gobierna nuestras vidas. Tic, tac…no cesa. Prisa, pausa, calma, nervio. Lleva asociado a sí mismo demasiados adjetivos. Se puede leer de diversas formas, pero no existe en realidad. Está también en la música, marca los ritmos duraciones y compases. Está en todas partes. Es una unidad de medida. Pero no se ve. Además identifica y marca el calor, el frío, las flores y las hojas caídas. El tiempo …mira tú. ¡Está ahí pero no está! ¡menudo cachondeo de guante blanco! Dalí ganó mucha fama a causa del tiempo. Muchas joyerías se enriquecen porque te facilitan su medición….El tiempo. Bisílaba su palabra y sibilina su presencia. El tiempo no es más que lo que nosotros queremos que sea.  No podemos pararlo, nadie puede pararlo. Pero podemos transformarlo en cosas. Ahora os tengo que dejar porque no me queda tiempo.

Anuncios

2 comentarios en “No hay tiempo para los malvados

  1. Es muy inteligente este post.

    Es cierto que el tiempo en realidad no existe. Bueno, no es que el tiempo no exista sino que el tiempo es meramente una abstracción mental y el objeto que si existe como exterior a nuestra consciencia es el movimiento de las cosas, vamos, de los cambios y sucesiones. Es imposible pensar en el tiempo desligado de estas cosas. El hombre descubre el concepto de tiempo con el fin de poder ordenar lógicamente y comprender esos movimientos, perceptualmente no vamos a encontrar el tiempo, es decir, nosotros sensorialmente captamos que en el mundo las entidades cambian bien por su naturaleza en sí mismas o bien por relacionarse con otras entidades/cosas, pues bien, como bien dice Aristóteles, el tiempo es un concepto de medida que el hombre usa para percatarse de cuanto duran esos cambios, desde que se inician hasta que terminan.

    Un ejemplo son esas personas secuestradas en zulos minúsculos y cerrados que en seguida pierden la noción del tiempo debido sobre todo a la ausencia de referentes externos. O mismamente yo al ligar y seducir: es mucho mejor estar con una chica 4 horas cambiando de pub varias veces tanto como puedas que estar ese mismo lapso de tiempo en el mismo bar. Las percepciones de tiempo, y con ello la confianza de la chica, no son iguales en ambos casos aunque “objetivamente” y matemáticamente sean idénticas.

    El tiempo surge precisamente del hecho de que experimentamos cambios y por ello los ordenamos: poco sentido tendría decir cuantos años dura tu vida si por ejemplo tuviéarmos una vida eterna en la que siempre nos mantuviéramos sin envejecer. Pongamos como otro ejemplo esas historias que relatan a los dioses inmortales, sabemos que ellos estructuran su vida temporalmente por referencia no a ellos mismos, sino a los sucesos y cambios acontecidos en el mundo a los hombres mortales.

    Pero bueno, como digo un post muy lúcido e interesante. No se esperaba menos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s