La palabra mata

Carne cruda
La palabra mata

“Tu futuro está en la palabra, exprimida en gotitas de tinta o desbordada en el caudal de tu espontaneidad, nunca excesiva”. Carmen.

Carmen era mi profesora de Lengua del instituto. Una de tantas, diréis. No. Una especial. No recuerdo sus apellidos. Ojalá pudiera, porque quizás podría decirle que tenía razón. Todavía conservo un cuaderno que me regaló, de un papel extraño y caro con esa dedicatoria en la primera hoja y debajo una fecha: 15 de Junio de 2001. No hace tanto tiempo. Once años y medio.

Carmen era andaluza. Tenía ese comportamiento salao de las cordobesas. Una sonrisa permanente en la cara. Y una cara de mala ostia en ocasiones que nadie se creía. Era una buena profesora. Una amante de la narrativa. Ella fue la que me invitó a leer a Flaubert. Una crack. Como Belén, mi profe de música. Esas mentoras que nunca se olvidan. Quizás a ellas dos se deba la creación de este blog, en mayor o menor medida. Es genial encontrarse con personas que son verdaderas maestras en los suyo, no porque tengan millones de conocimientos sino porque les apasiona aquello que enseñan. Y solo la ilusión y la pasión son dos virtudes que mantienen viva la llama de la curiosidad y el aprendizaje.

Me he acordado de Carmen esta mañana viendo la repetición del discurso de Javier Gallego cuando le dieron el Ondas al programa de radio Carne Cruda. Y curiosamente, Carne Cruda me llevó a recordar a Belén. Ya véis, son de ese tipo de hilos mentales que puedes desarrollar en muy pocos segundos en tu mente. Pero, a lo que iba.

Carne Cruda para los que no lo sepáis era un programa de radio que se emitía en Radio 3 y que “era un informativo alternativo y ácido que daba cabida a músicas, artistas, creadores, escritores y activistas sociales. Se caracterizó por su carácter social y crítico con los gobiernos de España.” He copiado la cita de la Wikipedia, porque está tan bien explicado que parece haber sido redactado por el mismo Javier Gallego y su equipo. Hablamos en pasado porque este gobierno del despropósito, lo ha eliminado. Lo ha abolido. Así me gusta más, porque “abolición” es una palabreja que se asemeja más a las dictaduras y creo que encaja mejor en este contexto.

Javier Gallego ha sido un mago de la palabra. Un periodista que no era un mero juglar del siglo XXI, sino un pensador. Quedan pocos pensadores. Y muchos menos buenos oradores. La palabra, la música y el silencio son los componentes de la radio. De la mano, generan emociones, sentimientos y ayudan y estimulan el pensamiento. Eso, señores, es muy importante. Porque es lo que nos diferencia de los animales. El raciocinio. La crítica constructiva. La generación de sociedad y comunidad inteligente y capaz del progreso. ¿Se acuerdan? ¿Se acuerda usted señor gobernante? O, discúlpeme, ¿lo ha sabido en algún momento?

El poder de la palabra. A aquellos que subestiman la profesión del periodista va dirigido este post. A aquellos que opinan que nuestra profesión es un chiste. A ellos les dedico estas palabras. Para demostrarles que la palabra y cómo se utiliza es importante. La palabra es la base de la comunicación. La comunicación el pedestal de la opinión. La opinión es la razón de la política. Y la política señores, es una puta mierda. Pero aún así, domina. La palabra, es la célula del poder. Y si todos entonamos la misma palabra, dejaríamos de escuchar en estéreo para escuchar en mono. Por eso es importante que haya muchas palabras, muchas opiniones y muchos pensamientos. Es imprescindible la crítica en los países del progreso, porque sólo de los errores se aprende.

Sin embargo, lo único que hemos aprendido nosotros con ésto es que la palabra…mata. Os dejo el discurso de Javier, porque cada cruda palabra que dice, cuenta. “Que la radio y el pensamiento libre os acompañen”.

 

Anuncios

Un comentario en “La palabra mata

  1. Ola fermosa!
    Canta clarividencia a da túa profe de Lingua, acertou de cheo.
    Dá gusto lerte, é un auténtico pracer sempre. E se por riba dis cousas tan bonitas dunha, pois que mais vou pedir.
    Amén co de Carne Cruda. Hai que ter moita paciencia nos tempos que corren, a min ás veces fáltame unha pouca para soportar todo o que temos arredor e o que nos quitan.
    Un bicazo máis que enorme, infinito!
    Belén.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s