Saxos, negros que lo petan, chuletón de buey y arena de playa

Ya sé que lo prometí y luego no lo hice. Pero nunca es tarde si la dicha es buena. El Jazzaldia de Donosti estuvo muy guay, pero conciertos, lo que se dice conciertos enteros no he disfrutado de demasiados dado el poco tiempo que he tenido, lo apresurado del viaje y los compromisos extramusicales de la zona. Pero puedo asegurar varias cosas:

1. Donosti es una ciudad preciosa. No solo es mucho más “europea” que cualquier ciudad española sino que es superlimpia, pequeñita y con una fuerte apuesta por el comercio local y así lo demuestra dado que no hay grandes  superficies ni cadenas de supermercados ni semejantes.

2. Se come bien. Tuvimos la oportunidad de estar en una Sidrería donostiarra, allí al ladito en donde nos sirvieron un chuletón de buey, tortilla de bacalao, piperrada y sidra por doquier. Además los pintxos son ricos y variados, algunos superelaborados, y, aunque mejor de los precios no hablamos, ha merecido mucho la pena.

3. El año que viene tengo que volver y asistir a todos los conciertos.

donosti_remember

Por lo de pronto, os puedo contar que participé en un concurso de fotografía que organizaba el festival, y que no gané nada. No obstante si buscáis en Instagram el hashtag #jazzaldiaHeineken podéis ver algunas de las obras maestras de alguna gente que estaba “a tope con la reflex”. Que pude disfrutar de algunos conciertos de los conservatorios municipales así como de algún grupo más popero que estaba en el escenario Verde de Heineken. Entre ellos, Austra (que allí me parecieron interesantes por el uso que hacían de los sintetizadores y las voces un poco melancólicas e histéricas pero que luego escuchándolos en casa resultaron ser un tostón) o Vintage Trouble, que luché por disfrutar del concierto completo y solo por lo que sudé bailando, ya está más que amortizado el viaje. Poca cosa, diréis. Sí, poca cosa, 2 días no han dado para nada, la mayoría de los grupos molones tocaban antes y después de que yo me marchara, pero por lo menos puedo decir que me bañé en la playa de la Concha, pateé la ciudad y me comí su género.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s