¿Como que por qué me gusta ‘Birdman’?

Yo no sé si le pasa a todo el mundo. Pero a veces, cuando me formulan una pregunta como esta -para la que tengo millones de respuestas- empiezo a balbucear, no sé por donde comenzar a responder, me atropello hablando y entonces mi mensaje pierde toda efectividad. Y lo peor es que me parece tan obvio y creo que le debería de gustar a todo el mundo y no tiene por qué ser así…Pero es entonces cuando vuelvo atrás, digo…‘bueno, supongo que tiene públicos diferentes y que no puede llover a gusto de todos’ (que es la verdad y la parte más madura de mi discurso), pero no puedo evitar seguir pensando que es una jodida maravilla mientras me explotan petazetas en el estómago.

Voy a intentar relajarme y describir aquellas cosas que más me han gustado de la película sin descuidar, sobre todo, aquello que más nos gusta en este blog: la música.

PSICOLOGÍA/SOCIOLOGÍA

Quizás el gran monto de harina de este costal. ¿De quién estamos hablando? De la historia de un actor en decadencia, protagonizada por un actor en decadencia que sufre ciertas alucinaciones y se lamenta de su existencia y fama efímeras y comerciales del pasado que provocaron que nadie le reconozca ningún otro mérito real a su profesionalidad en el ámbito de la interpretación. ¿Quiénes le acompañan?: GRANDES. Naomi Watts, Emma Stone y Edward Norton, cada cual con sus pijadas en la cabeza, sus locuras, sus miedos y todo ello en un halo teatral que hace que el espectador se sienta confundido entre la interpretación dentro de la interpretación…un juego de meta-informaciones arrebatador que solo es apto para mentes inquietas (en el peor sentido de la palabra).

edward norton

Tenemos a un Edward Norton que sabe quién es mientras actúa pero se pierde en su realidad. Una crisis de personalidad que en muchas ocasiones confunde al espectador con una agresividad desmesurada.

Un retrato social brutal. La decadencia del teatro. La importancia existencial de la crítica. La mirada al suelo hacia reconocidos actores del pasado que hoy no son más que un espejismo. La ambición, el reconocimiento, la diferenciación social o tribus urbanas: los culturetas, los oradores, los jóvenes, las redes sociales, el cine comercial, las grandes salas, las megaproducciones, la globalización…tantos conceptos que nos rodean en tan solo 119 minutos extremadamente bien retratados.

emma-stone-birdmanEmma Stone (en la película, la hija del protagonista), como una figura que provoca la reflexión en su padre y le hace salir de la burbuja de los sueños en los que se ve inmerso. Una mujer frágil víctima de la drogadicción que constituye el nexo entre la realidad y la ficción de la mente de su padre y que nos conecta con la actualidad más digital y las verdades más novedosas: si no estás en Twitter no eres nadie. Puedes convertirte en Trending Topic por algo tan inocuo como quedarte en calzones en la calle, sin embargo es tan efímero tu nombre en la red que en unos minutos dejarás de ser alguien. Se nos cuestionan conceptos del imaginario social: el éxito, la fama… ¿qué la provoca?

En este momento que vivimos en donde los programas de mayor audiencia son aquellos más vacíos de contenido…todavía queda una pequeña luz para aquellos guionistas, actores, editores,…que quieren demostrar que existen otro tipo de historias…

ESTÉTICA/TÉCNICA

Bambalinas, luces de neón, estrechos pasillos, camerinos antiguos, paredes de ladrillo a vista, bombillas redondas rodeando un espejo, cortinas, asientos, terciopelo, oscuridad y luz a partes iguales. Focos, música y acción.

birdman-L-l176AuEs el mayor aplauso que merece este director. La capacidad para estructurar la trama técnica y narrativamente y hacer de nuestros ojos una cámara omnipresente y un travelling infinito. La inteligencia para separar las secuencias. El día, la noche, los planos cortos, los grandes angulares y el ojo de pez…la sabiduría para explicar cosas sin palabras y causar emociones con pequeños cambios de ángulo.

Estamos en un teatro, en sus pequeños espacios, entre traviesas, telones y rompimientos nos contagiamos de la claustrofobia del lugar. Conocemos los recovecos a los que nunca llegamos como espectadores. Ahí es donde se fabrican las mentiras del teatro, las perspectivas que nos hacen crear espacios en nuestras mentes, los decorados que recrean momentos y situaciones una y otra vez hasta el aplauso infinito. Una metáfora de la vida, pero contada en un espacio muy pequeñito.

Y llegamos a nuestra parte preferida. Esa que también conforma estética y narrativa de todo este film y que para las escuelas de cine y audiovisual, será un buen ejemplo de clase magistral.

birdman-teatro-st-james-nueva-yorkNo solo oímos crujir los bastidores, soplar el telón, aplausos y el exagerado volumen de los interruptores cuando los focos se encienden. También escuchamos voces. La voz interior de la mente del protagonista, encarnado en su personaje: Birdman, un hombre pájaro que revolotea a su alrededor durante toda la película. Una voz diegética y extradiegética al mismo tiempo que cabalga constantemente entre la realidad y la ficción de nuestro propio personaje y de la película en sí. Suceden cosas que el espectador ve, pero que solo suceden en la mente del protagonista. Lo mismo ocurre con una música que es casi siempre diegética:

Una batería que desprende notas de jazz y que ayuda a dar intensidad y cáos a la historia y que aparece y desaparece de la vista del protagonista, en la calle, en los pasillos, en cualquier parte. Creemos que está puesta en una capa superior, pero en realidad forma parte de la historia. Ese negrata con muchísimo flow, percutiendo el charles con sus gafas de sol y sus sombrero de los años 20. Un crack.

Y acompañándolo, la música que utiliza el propio teatro para dar efecto narrativo a la obra sobre la que se centra el argumento. Toda y constantemente, en todas partes, formando parte del todo. Si los que la habéis visto no habéis reparado en este detalle, os invito a verla desde esta perspectiva.

Para aquellos que no conozcáis o no os hayáis planteado la banda sonora, el responsable es Antonio Sánchez, un percusionista de jazz mexicano, que podemos decir que es un grande también. Antonio, no había escrito antes música para cine, pero en este vídeos nos explica cómo lo hizo:

Viendo Birdman, no solo he recuperado muchas imágenes de aquellas primeras veces que tuve la oportunidad de estar en las entrañas de un teatro o un decorado de televisión o cine, también recuperé algunas explicaciones de aquellas clases en la facultad y al mismo tiempo me contagió de referencias cinematográficas por cómo está planteada su fotografía.

Si a todo esto le sumamos la magnífica interpretación del elenco, tenemos una brillante idea, genialmente ejecutada y…lo mejor de todo, una puesta en escena innovadora con una técnica arriesgada y rompedora. Gracias por no ponerle un punto y final. Gracias por regalarnos ese fuera de campo. Gracias, por 119 minutos espectaculares.

Si alguien me pregunta que por qué me gusta Birdman, ya no gastaré saliva en balbuceos o explicaciones vagas, le invitaré a leer mi pequeña observación de esta maravilla.

 

 

 

Anuncios

2 comentarios en “¿Como que por qué me gusta ‘Birdman’?

    1. A veces podemos entrar al cine para que nos cuenten todo y al mismo tiempo nada…sucede mucho y depende mucho de cómo pille al espectador de receptivo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s